La amenaza amarilla
Tic tac / Lollipop
1981
  1. La amenaza amarilla.
  2. Ernesto.
  3. Medicina nuclear.
  4. Negocios sucios.
  

La amenaza amarilla.

      La amenaza amarilla, la amenaza amarilla, 
      la amenaza amarilla, la amenaza amarilla. 

      Los radares de Occidente 
      están detectando mucha gente, 
      nadie sabe lo que pasa, 
      ni la CIA ni la NASA. 

      Son los chinos, que se han unido, 
      y no se dan por vencidos. 
      Han saltado la Muralla, 
      se están pasando de la raya. 

      Corre hacia tu casa, 
      escóndete en tu habitación, 
      baja la persiana, 
      métete bajo el colchón. 

      Hiro Hito y Mao Tsé Tung 
      luchan por el bien común. 
      Cuando vean lo que han hecho 
      estarán muy satisfechos. 

      En la ONU están temblando, 
      ahora saben lo que está pasando: 
      mil millones de orientales 
      están rodeando las ciudades. 

      Corre hacia tu casa, 
      escóndete en tu habitación, 
      baja la persiana, 
      métete bajo el colchón. 

      La amenaza amarilla, la amenaza amarilla, 
      la amenaza amarilla, la amenaza amarilla. 
      La amenaza amarilla, la amenaza amarilla, 
      la amenaza amarilla, la amenaza amarilla.
       

      Joaquín Rodríguez.

Ernesto.

      Ernesto tiene un problema muy serio, 
      Ernesto piensa que no tiene remedio, 
      ha visitado varios médicos, 
      le dicen que no tiene solución. 

      Ernesto vive en un piso muy alto, 
      Ernesto nunca sale de su cuarto, 
      pero cuando tiene una maceta, 
      no puede resistir la tentación. 

      Ten cuidado con Ernesto, 
      te abrirá la cabeza con un tiesto. 
      Ten cuidado con Ernesto, 
      te abrirá la cabeza con un tiesto. 

      Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto... 

      La acera de Ernesto está llena de sangre, 
      hay trozos de cerebro que parecen fiambre, 
      Ernesto comprueba desde su ventana 
      que en su lanzamiento no ha habido error. 

      Hoy por la mañana he visto a Ernesto, 
      recogiendo a sus víctimas en un gran cesto, 
      y he conseguido que me confesara 
      que su próximo objetivo vas a ser tú. 

      Ten cuidado con Ernesto, 
      te abrirá la cabeza con un tiesto. 
      Ten cuidado con Ernesto, 
      te abrirá la cabeza con un tiesto. 

      Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto... 
      Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto... 
      Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto, Ernesto... 
        

      Joaquín Rodríguez

Medicina nuclear.

      Durante muchos siglos estuve en hibernación, 
      ahora me he despertado, me siento mucho mejor. 
      Prueba tú a congelarte, verás que satisfacción, 
      podría convertirte en un polo de limón. 

      Y no puede fallar, y no puede fallar, 
      ¡Medicina nuclear! ¡Medicina nuclear! 
       Y no puede fallar, y no puede fallar, 
      ¡Medicina nuclear! ¡Medicina nuclear! 
       
      Tu mente desquiciada no te deja descansar,
      Estas mal programado, tus circuitos van fatal. 
      Habrá que revisarte y buscar en tu interior:
      Descubriré tu fallo y corregiré el error. 

      Y no puede fallar, y no puede fallar, 
      ¡Medicina nuclear! ¡Medicina nuclear! 
       Y no puede fallar, y no puede fallar, 
      ¡Medicina nuclear! ¡Medicina nuclear! 
       

      Arturo Pérez

Negocios sucios. 

      Nuestros objetivos han sido un error, 
      hay que dar un giro en nuestra producción. 
      Los ejecutivos se paran a pensar, 
      esto es la locura y no se puede parar. 

      La telefonista se ha puesto a bailar 
      con un oficinista que acaba de llegar. 
      Están quemando los discos que había en el almacén. 
      Menudo disgusto, eso no se puede hacer. 

      El jefe de promoción ha pedido la dimisión; 
      ha dicho que esto no es serio, esto no puede seguir así. 
      Mientras tanto en los despachos nadie deja de saltar: 
      se han vuelto medio locos, esto va a terminar mal. 

      Es un negocio sucio, es un negocio sucio, 
      es un negocio sucio, es un negocio sucio. 

      Es un negocio sucio, es un negocio sucio, 
      es un negocio sucio, es un negocio sucio. 
        

      Arturo Pérez 

Para ir directamente a otro disco:

 


Volver al índice